El primer beso

Y llega el primer beso irresistible, ese beso que se deja madurar y se espera con las mismas ansias con que se espera el silbatazo final de un campeonato, el clavado por el oro en las olimpiadas o el penal en el último minuto en un partido empatado, con las mismas ansias con que ves crecer a tu frijolito en el algodón con agua o las mismas con que aplaudes para un ancore más en un concierto en Bellas Artes. No es cualquier beso, por supuesto, es el beso que se deja madurar y se espera y llega y se siente que quieres gritar desde tus pies, como cuando aprendes a andar en bici por primera vez, o ves por primera vez a un tigre en un zoológico de la ciudad, o cuando te despiertas un 6 de enero a primera hora para ver que los reyes magos habían llegado y se lo ibas a contar a tu hermano. Es ese beso, el primero, pero no cualquiera, el que se deja madurar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: